4 de marzo de 2008

Me suscribo a "La Plaza"

Un martes cualquiera en Leganés

Cae en mis manos el último ejemplar de la revista "La Plaza", el número 132, a la par que leo sobre ella multitud de críticas desmesuradas, tergiversadas y, por supuesto, interesadas. Será porque a uno le gusta ir contracorriente pero debo decir que me gusta la revista. La considero, no sólo necesaria, sino imprescindible. Otra cosa bien distinta es que pudiese hacerse con menos dinero y mejorarla, que también es cierto. Pero reitero: necesaria e imprescindible. Y por qué, pues por lo siguiente:

- Empezaré por el capital humano, el de la revista no sólo es bueno, sino excelente. Profesionales como la copa de un pino.

- Tiene la mejor agenda cultural que conozco en una revista similar.

- El alcalde, Gómez Montoya, tendrá muchos defectos, hace muchas cosas mal, pero ni mucho menos puede decirse que vive obsesionado por aparecer en la revista, por mucho que algunos se empeñen en lo contrario. ¿Sale el alcalde? Por supuesto, no va a salir el regidor de Mostolés. Leía el otro día la crítica de un vecino diciendo: salen 8 fotos del alcalde. ¿Y son muchas 8 fotos en 74 páginas (sin contar la agenda cultural ) que recogen la actualidad de todo un mes? Miren, el número 1 de "La Plaza de Bragado", como califique a la revista en el mes julio, batió todos los récords: en 52 páginas (y aquí sí incluyo las dedicadas a la agenda cultural), la alcaldesa que duró 23 días, salía en 17 fotos, casi a una por día. Es decir, salía en 1 fotografía cada 3 páginas. En el número de marzo, Montoya sale en 1 cada 9 páginas, es decir 3 veces menos. Y eso que febrero tiene pocos días, aunque este año ha sido bisiesto y ha tenido 29 días, es decir 6 más de los que duró el mandato de Bragado "La Breve". Y con 6 días más, sale en 9 fotos menos. Más datos les doy: Bragado salía en portada en el único número que coincidió con su mandato, lo hizo acompañada de la sra. Aguirre. Montoya en 8 números, de agosto a marzo, sólo ha sido portada en una, en el primer número de su gestión, agosto, y lo hizo acompañado del resto de concejales de la coalición gobernante.

- Gracias a "La Plaza" conocemos la opinión de los grupos en la oposición. Porque todos critican su gasto, todos arremeten contra su existencia, pero todos participan en ella. Hablan de periodistas y fotógrafos de cámara, pero acaban seducidos por sus espacios. Obviamente, veo lógico que lo hagan, además se agradece porque los vecinos podemos comprobar la opinión alternativa y divergente a la oficial. O comprobar, como en el último número, el objetivo que ha traido a Gómez Ruiz, portavoz del Partido Popular a Leganés, por estos lares. Es sencillo, porque leyéndolo, el artículo, comprobamos como ejerce de mamporrero de la sra. Aguirre, comprobamos como en vez de servir a los vecinos de Leganés, se sirve de ellos para defender a su hada madrina. El artículo de este mes es un insulto a la inteligencia de los leganenses. En él se pregunta: "¿Tan malo es pedir cordura en política?". Lo dice alguien que en el último mes si ha tenido algo es todo menos cordura, ha dejado plantado en dos ocasiones a los vecinos, haciendo dejadez de sus obligaciones como representante elegido. Eso sí, defender a la Comunidad de Madrid se le da muy bien. Está es la oposición que practica. No estaría de más que pronto comenzase a defender también a los vecinos de Leganés.

- Leía también que se criticaba que se dedicase 10 páginas al caso Severo Ochoa. Pero seamos serios, si eso es lo que le han dedicado medios de comunicación a nivel nacional. ¿Qué no va a hacer el medio precisamente de Leganés? No hay que defender el hospital y a sus trabajadores. Si están desmantelando el hospital: 61 médicos han sido trasladados a los nuevos hospitales sin cubrir su plazas.

- Por tanto, me gusta la revista. Un medio de comunicación siempre es necesario. ¿Qué se puede mejorar sin duda? Pero no matemos al medio, no podemos ir para atrás. Decir que es propaganda oficial es atacar a la capacidad de discernir de los potenciales lectores. Si fuese propaganda, como muchos dicen, no sería más sencillo eliminar toda opinión contraria.

Acabo con la cita semanal, recurro una vez más a mi admirado Oscar Wilde.

"Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad".

Oscar Wilde (1854-1900)

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Neptuno y aquellos que trabajan en medios de comunicación.

¿Se sabe si su coste es razonable, en comparación con otros medios de finalidad similar?

Anónimo dijo...

Neptuno28, hace falta valor para defender La Plaza buscando el lado positivo en que también es interesante conocer la opinión de los ignorantes. No hace falta que jures que te gusta ir a contracorriente.
Lo malo es que este juguetito a disposición de los ignorantes cuesta millón y pico de euros al año a todos los vecinos.

Libertario dijo...

Neptuno:
Escribes como si fueras un colaborador de La Plaza.
Nadie en su sano juicio, descontando a los que cobran de ella, puede defender al nuevo NO- DO. La revista es muy cara y la mayoría de la gente la tira al contenedor de papel.
A Monti le gusta mucho salir en ella. Y le retocan con Photoshop. Para suavizar sus rasgos avinagrados.


Saludos.

Anónimo dijo...

La revista La Plaza no se puede juzgar por sus características técnicas o las cualidades de los que trabajan en ella. No se puede olvidar que la edita un Ayuntamiento con dinero de los contribuyentes, por la que hay que juzgarla con arreglo a otros parámetros, como es que se ajuste a la legalidad y esté al servicio de los intereses generales.
Respecto a la legalidad, la legislación local establece que las ciudades de más de 50.000 habitantes deberán publicar un boletín informativo, para conocimiento público de la actividad del ayuntamiento, acuerdos de los plenos, de la junta de gobierno, convocatorias, concursos, contratos. El objetivo de la publicidad administrativa lo despachan en la página 21 y 22, donde se inserta la relación de los asuntos tratados por el pleno sin los datos completos para su identificación (la ley dice extractos, y no puede decirse que los de La Plaza lo sean). Nada de las Comisiones de la Junta de Gobierno, convocatorias, contratos, concursos, etc.
Cuando al Ayuntamiento se le ha dicho que esto no es un boletín informativo, y que no cumplen la ley, salen con que a la gente de Leganés no le interesan los Decretos de la alcaldía, y quiere cosas más divertidas.
El contenido de La Plaza es pura propaganda, del equipo de gobierno y de todo su clientelismo político, cada vez más numeroso, que vive de las subvenciones o de las personas que desde el Ayuntamiento se derivan a profesionales privados, al más puro estilo del venezolano Chávez. Si a través de publirreportajes se anuncian a determinados profesionales gratuitamente solo por sus relaciones clientelares con el Ayuntamiento, se está perjudicando a todos los demás que ejercen la misma actividad en Leganés, incurriendo en grave competencia desleal.
En lo que respecta a difundir las actividades del equipo de gobierno, o los partidos de la oposición, eso lo deberían pagar los respectivos partidos. Si existe en Leganés un hueco para una revista con una agenda cultural como la incluida en La Plaza que tanto elogia Neptuno28, de eso que se encargue el mercado (no es una agenda cultural completa, es la de los suyos); no faltarán periodistas para lanzar las revistas y periódicos que demande la opinión pública, en libre competencia con los demás medios. Lo que resulta inadmisible es que el Ayuntamiento esté en el mercado con una revista como una empresa editora más, en competencia con las empresas privadas.

Anónimo dijo...

Neptuno, si eres colaborador de La Plaza o formas parte de la red clientelar de PSOE-IU, hasta cierto punto se puede entender que te aproveches de ello, por la necesidad que todos tenemos de ganarnos el pan; pero lo que ya no se puede entender es que defiendas lo indefendible, como la agenda cultural de La Plaza que, gratuitamente, sólo anuncia las actividades de grupos de la esfera del PSOE, en competencia desleal con todos los demás grupos o empresas. Lo mismo digo del resto de publicidad encubierta de profesionales o empresarios.
Desde el punto de vista que lo mires, la actuación de La Plaza roza la ilegalidad, con independencia de que desde la oposición alguno sea partidario de mantener la revista. No tengo nada que ver con el PP, pero coincido con ellos en que se debe cerrar una revista que desarrolla su actividad en contra del interés general y al margen de la legalidad.
El aparato de propaganda al servicio del PSOE-IU y sus redes clientelares, hay que recordarlo una vez más, le cuesta a los vecinos de Leganés más de un millón de euros al año.

Anónimo dijo...

Neptuno, te van a correr a gorrazos por destapar la caja de los truenos.
Aunque al círculo cercano al poder encuentre normal utilizarlo en su propio beneficio, no es lo correcto. Encima, no pretendas justificarlo, hombre.

neptuno28 dijo...

Estimado libertario, pensaba que uno podía opinar sin que por ello, esa opinión signifique que le equipare a colaborar con tal o cual revista y ni mucho menos, y que por esa opinión uno sea calificado de demente o poco cuerdo. Luego dice que yo soy el sectario.

He dicho que se puede hacer mejor y con menos dinero sin duda, pero que no me disgusta. El primer anónimo me preguntaba si es desmesurado el dinero. Pues sí, sinceramente. Pero siempre teniendo en cuenta que los números tienen muchas lecturas.

- Yo le puedo decir que la empresa que lo edita tiene un presupuesto de 1.420.000 euros. Y suena fatal.

- También le puedo decir que cada ejemplar le cuesta a cada vecino de Leganés 50 céntimos, es decir unos 6 euros al año. Y eso suena mucho mejor. 50 céntimos por una revista que te colocan en el buzón y te informa de lo que ocurre en tu pueblo, tienes la opinión de la oposición y una excelente oferta cultural. Pues a mí me suena a barato.

Tengo la mala costumbre de leerme todo lo que cae en mis manos antes de tirarla, eso me da opción a poder criticar lo que no me gusta o alabar lo que sí. A quien la tira, precisamente le impide justificar. Ahora, también he de reconocer que el papel es de una magnífica calidad y da para envolver varios bocadillos. Bueno ya en serio, ni colaboro ni soy un estómago agradecido. Soy un estómago con opinión, aunque sea contracorriente.

Y si el PP defiende el cierre de una revista por no sé que ¿por qué no lo hizo cuando tuvo ocasión de hacerlo? 23 días 1 ejemplar 17 fotos en 54 páginas. Puede que la respuesta sea ésta. Y le puedo asegurar que el que no tiene nada que ver con el PP soy yo.

Un saludo DESDE y POR la izquierda.

Anónimo dijo...

Desgraciadamente, el PP pidió el cierre de La Plaza, pero después no ha continuado. Estando en minoría, no creo que pueda hacer mucho más.
No obstante, lo que haga el PP como oposición, obligará a los sometidos a la disciplina de partido, pero a nadie más. Lo que haga el PP es cosa del PP, no un argumento contra los que nos oponemos a la existencia de La Plaza. Quien no tiene mejores argumentos para defender La Plaza que la descalificación política atribuyendo militancias, es que no tiene ningún argumento mejor.
Neptuno, sí a tí te molesta que te llamen estómago agradecido por defender La Plaza, a los que somos críticos con las actuaciones del Ayuntamiento, comprenderás que también nos desagrade la descalificación política, cuando lo único que hacemos es manifestar nuestra conciencia ciudadana, no hablamos en nombre de ningún partido. Parece que se le quisiera negar la palabra a quien se manifiesta como persona autónoma, al margen de cualquier militancia política.
Reitero lo dicho, que La Plaza está al servicio del agit-prop socialista y de su clientela política, y no sirve a los intereses generales, ni se ajusta a la legalidad, requisitos que ha de cumplir cualquier actividad administrativa. Cincuenta céntimos de cada vecino empleados ilegalmente es muchísimo dinero, que podría emplearse para fines sociales.

Anónimo dijo...

Estimado Neptuno:

El problema tal vez no sea tanto el coste o su calidad profesional sino la utilización que se hace del medio.

Precisamente El País alerta hoy del uso indiscriminado de la publicidad institucional. Se debería ir en el camino de controlar el uso y la aparición de políticos en estos medios. Pero está claro que en Leganés ni PSOE (por lo que se ve), ni PP (recordemos el número de La Plaza de Bragado) ni IU (la publicidad de EMSULE-IU en Buzón y Mercado) van a querer controlarlo. ULEG de momento se ha quejado del uso partidista de La Plaza pero lo que ellos harían si la controlaran es una incógnita. De momento aprovecha, como no podía ser de otra forma, el espacio para su grupo.

Respecto a otros medios municipales, La Plaza es técnicamente mejor que el de Alcorcón y el Fuenlabrada Ciudad pero tampoco sé cuánto les cuesta a sus Ayuntamientos.

ñoño dijo...

Hola, Neptuno. La verdad es que me sorprende bastante la opinión que expresas sobre La Plaza. Por mucho que su "capital humano" sea excepcional, cosa que ignoro, o que su agenda cultural resulte muy interesante -estoy de acuerdo-, lo cierto es que no deja de ser un instrumento propagandístico clarísimo y muy, muy caro para el contribuyente. Tu argumento de que cuesta 50 centimos a cada leganense me parece bastante tramposo. Probablemente, si sacaran esa revista al precio de 50 centimos en el kiosco la comprarían ¿500 personas? Quizás menos. Pero sin embargo se trata de un gasto que no nos han consultado. Por ese dinero prefiero comprarme Público, aunque sea una vez al mes, y seguro que estoy mejor informado. Quien quiera conocer la oferta cultural o lo que se debate en los plenos debería poder hacerlo a través de la web municipal, ya que somos Ciudad Digital y ese rollo, ¿no crees?

Angel dijo...

Lo siento Sr. Neptuno... pero La Plaza me sigue pareciendo un panfleto propagandístico al servicio de los partidos que nos gobiernan...

Que den media página a los partidos de la oposición, por todas las demás que aprovechan para publicitar sus 'bondades', no es suficiente para defender su 'transparencia'.

En 'La Plaza' sobran los políticos, los de cualquier partido, las fotos del alcade, las fotos de los concejales y las de la oposición... debería ser una revista para INFORMAR a los ciudadanos... no para vender logros.

¿Y por qué?... pues porque esa revista la pagamos TODOS... los que votamos a Uleg, los que votamos al PP, los que votamos a IU, los que votamos al PSOE, los que no votamos o los que votamos en blanco... y no solo los votantes de quien gobierna.

Es un mal endémico de este municipio, y su equipo de gobierno, el creer que al llegar al poder los medios municipales están a su servicio... los medios municipales, por pertenecer al municipio y por tanto a sus ciudadanos, solo nos sirven a NOSOTROS y nunca a ellos.