12 de diciembre de 2007

A la caza de Bardem

La derecha española, sobre todo la derecha más rancia, ésa que huele a naftalina, ésa que se retroalimenta de vez en cuando crucificando a sus diablos, pues bien, esa derecha vuelve a practicar uno de sus deportes favoritos: el tiro a la familia Bardem.

En esta ocasión, la excusa son unas declaraciones que ha realizado Javier Bardem en Cuba. Según uno de los mejores actores españoles, reconocido en todo el mundo, Aznar, Bush y Blair (primero el que nos interesa) deberían ser juzgados “por crímenes de guerra” por la invasión a Iraq. Las declaraciones exactas son: "si las cosas marcharan como debieran en este mundo, habría que juzgar a Bush, Blair y Aznar por sus crímenes de guerra". Esto ha sentado a cuerno quemado a los amigos de Aznar, quienes le señalan con el dedo y le acusan de no haber criticado el régimen de Castro. Como si una cosa tuviese que ver mucho con la otra. El caso es que la maquinaria, sobre todo, los medios de comunicación de su cuerda, se han puesto en marcha: la Cadena Cope (con encuesta incluída), Libertad Digital y todos sus blogs afines.

Para comparar les dejo el enlace del artículo del redactor al que hizo esas declaraciones. Pueden leerlo aquí.



Javier Bardem está en la capital cubana como invitado de lujo en el Festival de Cine de La Habana, uno de los mejores del mundo. Allí coincidió con Gabriel García Márquez, autor de "El amor en los tiempos del cólera", obra literaria ahora llevada al cine y en la cual Bardem protagoniza a Florentino Ariza.


Debo decir que a mí la familia Bardem me cae fenomenal. Además de su calidad artística en todas las facetas, me parece una familia muy comprometida. Siempre al pie del cañón, donde hay una injusticia ahí están ellos. Hay que recordar que fueron muy activos en la lucha contra la guerra de Iraq. Además, tengo todavía en mi retina una anécdota, que son de las que no se olvidan. Se produjo en junio del 2004, en los jardínes de las Vistillas en Madrid, en el cierre de campaña de IU para las elecciones europeas. A las 12 de la noche, del ya sábado, los candidatos tenían que haber acabado su discurso ya que había comenzado la jornada de reflexión. Gaspar Llamazares seguía con su mitín y de repente, la intrépida y simpática Pilar Bardem subió al escenario y le plantó un beso en la boca al coordinador general de IU. Fue la mejor manera de callarle, Llamazares se ruborizó, debió pensar algo así como ¡tierra tragáme!. Pilar Bardem sonrió como si nada hubiese ocurrido y los presentes rompimos en un aplauso. Son ellos: los Bardem.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena la anécdota de Llamazares.

BER dijo...

ESTE TÍO Y SU FAMILIA NO PUEDEN DORMIR POR LAS NOCHES SOÑANDO CON AZNAR. QUE SE DEDIQUE A PE Y HAGA LO QUE SABE HACER QUE ES SER ACTOR Y DEJE DE HACER DECLARACIONES DE SUBVENCIONADO POR REGÍMENES ANTIDEMOCRÁTICOS

Anónimo dijo...

Ya como que Bardem necesita muchas subvenciones. Viva CUBA. Socialismo o muerte, patria o muerte. VENCEREMOS