8 de julio de 2010

Más rojo que nunca

El fútbol nos ha igualado a todos. Sí, nos ha hecho iguales a todos los españoles: pobres y ricos, bajos y altos, guapos y feos, de derechas o de izquierdas. Sí, porque puede que haya españoles ricos que hayan viajado mucho, que hayan ido decenas de veces a las Antípodas, que hayan recorrido todo el mundo. Y hay otros muchos que no han salido de su pueblo. Puede que haya españoles muy altos que hayan jugado en la NBA, incluso puede que uno de ellos haya ganado la liga más importante del mundo y tenga un par de anillos, pero también hay los que no hemos encestado ni una canasta. Puede que haya españoles que hayan ganado algun certamen de belleza y también estamos los españoles que rompemos los moldes por lo contrario. Puede que haya algún español que haya inventado algo importantísimo para el resto de la Humanidad, y los hay. Puede que haya algún español que haya logrado importantísimos premios literarios y los hay. Hay españoles que han sido presidentes de Gobierno, unos mejores que otros, los hay que han presidido Europa... pero lo que no hay es un solo español que haya vivido una final de un Mundial de fútbol. Ninguno y el domingo vamos a ser todos los españoles, los pobres y los ricos, los bajos y los altos, los guapos y los feos, los de derechas y los de izquierdas, todos a una y todos a la vez, los que vivamos una final de un Mundial de fútbol.

Mi pequeño de 4 años se cree que esto es así cada par de años, o ganamos una Copa grande que recoge Casillas o ahora se llenan las terrazas con banderas, algunas de dimensiones desmesuradas. Se tiran cohetes y petardos, se toca el claxón de los coches... Yo intento convencerle de que esto es nuevo, que es la primera vez que pasa. Espero que lo entienda. Disfrutemos de esto porque puede que no vuelva a pasar, aunque ya seremos muchos los españoles y esperemos que por muchos años, los que podamos presumir de haber vivido este momento.

P.D. Puede que haya un español más triste estos días. Se me viene a la cabeza Florentino Pérez. No olviden que la final la juegan España, con un entrenador al que él echó por tener poco tirón y Holanda, con varios jugadores no válidos para un equipo que este año no ha ganado nada. Espero que él también disfrute, como cualquier español.

6 comentarios:

JUAN MANUEL dijo...

Sólo puedo contestarte lo que ya he escrito esta mañana:

Un baño nocturno al calor de algo inigualable, un ataque de españolidad al amparo de una camiseta, una generación al paso de lo que otros se murieron sin ni siquiera imaginar, un paseo por los sueños de España... Amigo Machado, en esto del fútbol se acabó tu mito. Sólo hay una y es muy grande, que libre ya lo era desde el 6 de diciembre de 1978.

Ruf. dijo...

La nación es un sentimiento, una conciencia identitaria.
La bandera uno de sus símbolos.

Si es sincera, tanto mejor.
Si es un mero disfraz, malo.
Es lo que les pasa p.ej. a los de la failange, ropaje ácrata, rojo, corazón negro.

Ruf. de siempre se sintió español, aunque ya menos rojo.

Mucho ha llovido desde la antigua spagé , “tierra de conejos”, según D. José Mª Blázquez Martínez.

Hoy estamos en la tierra de Zp, un Fernando Torres cualquiera (pobre chaval), según los peperos.

Y muchos seguimos siendo españoles, pero eso si sin disfraces.

Ruf.

Anónimo dijo...

También hay españoles a los que no nos interesa el fútbol, y no por eso somos menos españoles.
Aunque hay que reconocer, como dice Juan Manuel, que hace más el fútbol por la unión de los españoles que muchos políticos. Ni Montilla ha podido evitar que toda Barcelona se echase a la calle ondeando banderas españolas.

Libertario dijo...

¿ Alguien habla de disfraces? Para disfraces los que usan los franquistas reciclados en falsos progresistas.

Estos uno días son separatistas y otros patriotas españoles. Según convenga al bolsillo...

¡ Quién no os conozca que os compre!

Lola dijo...

¿Ha ganado ya España?

Felicidades a todo el mundo del fútbol, es una buena noticia. Lástima que no coincidiera con San Fermín, más fácil de recordar.

Anónimo dijo...

El Balance de los últimos tres años, visto desde la perspectiva del ciudadano, decepcionante; los argumentos para esta opinión, se basan simplemente en dar una paseo por cualquier zona y ver como la actividad comercial, se ha convertido en tiendas de todo a CIEN.

¿Qué sería de tantos locales como se han cerrado, estos últimos años sin la apertura por parte de los chinos.

Locales empapelados, con carteles de SE TRASPASA/SE VENDE, hzbrá que agradecer que las puertas de esos locales, sigan abiertas, y agradecer, la amable sonrisa de sus atentos dependientes; digo ellos, porque es evidente que los puestos de trabajo para los leganenses, han desaparecido.

La proliferación de grandes superficies, sin evaluar la demanda y desmesurando su implantación, nos ha conducido a otro gracaso. Es el caso del centro Comercial M-40.

Otra vez serán los TODO A CIEN quien lo salven del cierre?

Ya está bien, será difícil recuperar el sabor de las tiendas de antes, en nuestro Municipio; pero nunca es tarde para tratar de dialogar con ese gran colectivo de Comerciante que continuarán poniendo en sus locales SE TRASPASA/SE VENDE; y déjense de contarnos el cuento de LA CUBIERTA CULTURL, porque sus ideas en lugar de crear ilusión lo que crean en los ciudadanos es MOSQUEO.

Cambiando de tema, que reflexión puede hace un ciudadano, cuando nuestros gobernantes han procedido al cierre de uan Piscina Municipal, como si estuvieramos sobrados de ellas, masificando a la única de verano CARRASCAL a todos como si efectivamente ahora fuésemos nosotros los CHINOS; poniéndonos además Policías cada tres toallas como si vivieramos en el BRONS.

Señores Gobernantes nos tienen respeto a los ciudadanos?.

Muy Buenas tardes.