2 de enero de 2008

Las cosas en su sitio

No se ha hecho esperar. Ya tenemos la respuesta de la Ejecutiva Federal del PSOE a las críticas lanzadas por miembros de la jerarquía eclesiástica el pasado domingo en Madrid. Los socialistas han emitido un comunicado titulado "Las cosas en su sitio".

El comunicado consta de 4 puntos, el primero y que prácticamente engloba todos los demás, dice que es la Constitución de 1978 la que ha garantizado la libertad religiosa y la que ha determinado que ninguna confesión tenga carácter estatal. También dice que "es la sociedad la que tiene potestad de ordenar los principios de libertad individual". Si quiere consultar el comunicado completo hágalo aquí.

Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares ha reprochado al Gobierno socialista su actitud benevolente con la Iglesia Católica. Ha sido explícito y muy contundente al remachar con estas palabras: "cría cuervos y te sacarán los ojos".

El domingo me quedé con la sensación de estar oyendo y viendo más que a obispos en un altar a políticos en un atril. Me parece que no fui el único. Al final ellos quieren estar en misa y repicando, de ahí mi pregunta hacia esa jerarquía. Deben decidir si quieren ser ¿obispos y/o políticos?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque en otras ocasiones difiera de Llamazares, en esta vez no puedo estar más de acuerdo con él, ya que el PSOE anda con demasiados paños calientes con la Iglesia, pues ni en Italia con tener el Vaticano dentro dan tanta guerra como aquí. Incluso Mª Teresa Fernández de la Vega, que sigue siendo una de las personas más valiosas del Gobierno, se está pasando con tanto besamanos a obispos y cardenales.
Si en la transición se le reconoció a la Iglesia Católica un papel predominante sobre otras confesiones religiosas por su importante presencia social (consecuencia del régimen anterior), hoy las estadísticas reflejan que sólo un 30% de los españoles se declara católico practicante, miles de niños nacen fuera del matrimonio, y uno de cada cuatro matrimonios termina en divorcio, y es también una realidad la diversidad de familias además de la tradicional.
Los obispos no pueden gobernar a una sociedad civil que se manifiesta plural, y ya no tiene por referente a la Iglesia Católica como fuente de valores, y mucho menos permitirlo el Gobierno. Sobre todo esto último.

Libertario dijo...

Sr. Neptuno:

El dilema que plantea usted no es tal. Los obispos como cualquier persona también son políticos. Es sano que todos seamos políticos. Es decir que nos interesen los asuntos de la sociedad. Ya sabe usted: El hombre es un animal social...
Aunque a mejor, es que en su pensamiento la política sólo debe de ser asunto de políticos profesionales. Lo cual seria extraño en una persona que se dice de izquierdas...

Yo creo que la Iglesia Católica no hace mas que defender sus dogmas. Igual que hacemos todos. Incluido usted. Al que por cierto no le dejan de llover acusaciones de sectario. Algunas veces injustamente. Y otras, Leganés, muy merecidas.

UN saludo y feliz 2008.

neptuno28 dijo...

Estimado libertario,

Creo que una vez más me he explicado fatal o quizás usted no me ha entendido. Yo no planteo ningún dilema, si lo hubiese hecho, habría dicho obispos o políticos. Es decir, hubiese usado la conjunción disyuntiva O. Pero en esta ocasión yo he utilizado la fórmula copulativa-disyuntiva con el uso de Y/O. Por lo tanto va a gusto del consumidor: para unos será un dilema y para otros una suma de axiomas.

Por supuesto, que no creo que la política sea una rama exclusiva de los profesionales, si lo creyese yo mismo quedaría fuera de ella. Entonces, yo mismo no estaría en ella ni defendería de una forma apasionada, que no sectaria, mis ideas. Yo no ganó un duro (euro para los modernos) con la política y sin embargo, participó en ella, de ella y con ella. Participó de la política como ciudadano, como parte de la sociedad, pero no aprovechó ninguna condición, al contrario que los obispos, para ejercer mi influencia.

Espero que algún día me argumente más por qué soy un sectario, según usted, en Leganés. Lo espero, además de impacientemente, con mucha curiosidad.

Por cierto, el otro día hizo una afirmación tal como: Menos estado y más libertad. Yo creo justamente en lo contrario. Algún día se lo razonaré, así esperamos los dos. Usted por esto y yo por lo de sectario.

Gracias por participar y aportar sus ideas. Feliz año.
Un saludo DESDE y POR la izquierda

Anónimo dijo...

Por una vez estoy de acuerdo con neptu. Uno puede ser obispo, puede ser político o, por qué, no obispo y político.

Yo aconsejo a Rajoy que en vez de Gallardón lleve en la lista a Rouco Varela.

Anónimo dijo...

Una cosa es el interés por la política (nadie le impide a Rouco crear un partido político) y otra no respetar las reglas de juego, que la Iglesia no respeta. Si quiere intervenir en política, que renuncie a las subvenciones que cobra del Estado, por unas funciones que no son precisamente la de llamar a la insumisión contra las leyes emanadas del poder legislativo.

Libertario dijo...

Estimado Neptuno:

A usted hay que leerle entre lineas. Y su posición está clara en el asunto que nos ocupa.
Yo me siento un poco incomodo como defensor de los obispos. A los que se les puede discutir muchas cosas. Pero no la convocatoria de la Plaza de Colón.
Lo de Leganés es claro. Usted con su afán por la unidad. Silencia los atropellos de Calle. ¿ Sigue Calle en IU?. Su permanencia es un insulto para todas las personas de izquierdas.

La discusión de Estado sí. Estado no. Es tan vieja como el movimiento obrero. A mi no me gustan los dirigentes. Por tanto no me gustan los estados.

Un saludo.

Anónimo dijo...

libertario, el Estado democrático es la única garantía de libertad, pues lo opuesto al Estado no es la libertad, sino la ley de la selva, es decir, la fuerza bruta del más fuerte.
Otra cuestión distinta es que los dirigentes políticos muchas veces se corrompen y no sirven al interés general, pero la alternativa no es suprimir Estado y Gobierno, sino cesar a los corruptos y depurar responsabilidades.

Anónimo dijo...

Y por qué a los obispos no se les puede criticar la convocatoria de Colón. Si quieres tanta libertad tendremos libertad para criticarlos. Digo yo.